Visión y misión

Quiénes somos

Nuestro nombre invoca la leyenda amazónica que habla de espíritus protectores invisibles de la selva, llamados los chaikuni por los indígenas shipibo-conibo.

El nombre Instituto Chaikuni tiene su origen en la tradición oral del pueblo indígena shipibo-conibo. La mitología shipibo habla de los chaikuni o chaikoni, seres que se comprometen con la protección de la selva tropical y con la vida misma en su transición a los reinos espirituales. Según el conocimiento antiguo, estos guardianes de la selva tropical viven en comunidades invisibles y pueden aparecer y desaparecer a voluntad. Los shipibo de hoy en día todavía ven a los chaikuni, sienten su presencia y los escuchan pasar a ciertas horas del día.

Para los indígenas, su territorio es su mundo y su forma de vida está íntimamente relacionada con otros seres del bosque. A través de la mitología se transmiten enseñanzas y conocimientos ancestrales. Creemos que la cosmovisión de los pueblos indígenas, o su particular forma de ver el mundo y su conexión con otros seres, es clave para entender nuestro presente y formular un futuro común.

Nuestro instituto honra las tradiciones indígenas y promueve mecanismos para proteger culturas, cosmovisiones y territorios indígenas en la Amazonía peruana.

Portrait of Matthew Watherston

“Es con profundo respeto por el pueblo Shipibo que hemos llamado a nuestra organización Instituto Chaikuni. Los Chaikuni, ancestros del pueblo indígena Shipibo y guardianes espirituales de la Amazonía peruana, sirven activamente al bienestar de esta gran selva tropical en niveles energéticos y espirituales que no son reconocidos por el mundo moderno. En comunidad con los espíritus de las plantas, árboles y animales, proporcionan un depósito invaluable de servicios espirituales, medicinales y ecológicos, no solo para las tribus locales, sino para el resto del mundo. Nos sentimos honrados de estar alineados y guiados por los Chaikuni en nuestro servicio a la fuente de la creación ".

Matthew Watherston
Fundador del Instituto Chaikuni

Visión y misión

Para el 2030, la comprensión indígena del “buen vivir” es reconocida como un principio rector para el bienestar y es ampliamente adoptada por instituciones, organizaciones, empresas e individuos por igual.

Las formas regenerativas de vida y los sistemas de producción basados ​​en la ética de la permacultura y la sabiduría ancestral son ampliamente adoptados en toda la Amazonía y más allá. Se restauran los suelos y se regeneran los ecosistemas, produciendo abundancia para todos.

Una sociedad que valora la diversidad cultural y honra la sabiduría indígena, genera sistemas de vida equitativos, recíprocos y prósperos.

Los gobiernos reconocen y defienden legalmente los derechos de las naciones indígenas con integridad, en particular la autonomía sobre sus territorios y los derechos a su cultura e identidad.

Los Pueblos Indígenas, custodios de sus territorios, están poderosamente conectados con sus tradiciones ancestrales, celebrando su idioma, conocimiento e identidad, dando lugar a la realización de un mundo inclusivo, intercultural y equitativo.

Las personas se (re) conectan consigo mismas, con sus comunidades y con todos los demás seres, formando una convivencia sana y armoniosa entre todos los seres.

¡La vida florece!